Miriápodos

Miriápodos

Miriápodos
4.3 (86.01%) 143 votes

En esta página exponemos las principales característicasclasificación, hábitat, reproducción y alimentación de los miriápodos conocidos como el subfilo myriapoda, intentado englobar la máxima información de los mismos.

Miriápodos | Características y clasificación


DEFINICIÓN DE LOS MIRIÁPODOS

La palabra miriápodos proviene de la palabra en latín myriapoda y del griego μυρια  que significa “diez mil”, y de la palabra podos que significa “pie”. Por lo que la palabra de miriápodo significa “animales de diez mil pies”.

Características de los miriápodos

En la actualidad se han identificado unas 16.000 especies agrupados dentro de aproximadamente 10.000 géneros de miriápodos. Éstos se dividen en 4 grandes tipos de miriápodos, los ciempiés, conocidos como quilópodos,  milpiés conocidos como diplópodos paurópodos conocidos como pauropoda, y sínfilos conocidos como symphila.

El subfilo myriapoda se clasifica dentro del filo de los artrópodos y estos dos a su vez se encuentran dentro del reino animal.

Todas las especies dentro de este clado son terrestres sin excepción y presentan el cuerpo constituido por una cabeza y un tronco. Además, una de las características principales de los miriápodos es la presencia del tronco dividido en varios segmentos, normalmente muy marcados.

Todo el cuerpo está recubierto de una cutícula con propiedades impermeables y, dependiendo de la especie posee diferentes niveles de calcificación o escolarización. Todas las especies tienden a necesitar mucha humedad, ello es debido a que, al contrario que los insectos, éstos no tienen una capa cérea en su cutícula para evitar la desecación.

Morfología de los miriápodos

La morfología de los miriápodos se caracteriza por presentar un cuerpo dividido en dos secciones, tagmas o partes de la cabeza y el tronco.

En la cabeza es dónde se encuentra el par de antenas, dos ojos simples y el aparato bucal que en algunas especies está desarrollado para poseer glándulas venenosas que inyectan a su presa. En el caso de las antenas, poseen unos poros que comunican con los órganos de Tömösvary que les dan las funciones sensitivas. Los ojos en el subfilo myriapoda son muy simples llegando a existir algunas especies con ojos compuestos falsos, que no presentan omatidios. En el caso de las piezas bucales pueden ser muy diferentes dependiendo de los tipos de clases de miriápodos:

En el caso de los paurópodos o diplópodos presentan dos maxilas, pero en este caso las dos primeras maxilas se unen para formar un gnatoquilario sin presentan un segundo par de maxilas. Los sínfilos presentan el primer par de maxilas por separado y, en el caso del segundo par se unen para originar un labio. Por último, los quilópodos presentan el primer par y el segundo par de maxilas fusionadas y, además, cuenta con unas forcípulas con forma de uñas conectadas con las glándulas venenosas para cazar a sus presas.

El tronco en estos animales se caracteriza por estar dividido en muchos segmentos de los cuales sobresalen de uno a cuatro pares de patas en cada uno. Es dependiendo de la especie y de la clase, el número de segmentos y de patas presente. Por ejemplo, los diplópodos presentan dos pares de patas por cada segmento y los quilópodos solamente uno.

Sistema nervioso

El sistema nervioso de los miriópodos es de tipo anelidiano y está poco desarrollado, formado por un cordón ventral que atraviesa su cuerpo. Este cordón se ramifica en cada segmento terminado siempre en unos ganglios. Además, presentan un sistema nervioso central formado por un pequeño cerebro dónde se inervan los ganglios y las antenas, formado por un protocerebro, deutrocerebro y tritocerebro.

El protocerebro es el encargado de llevar las funciones de los ojos en el caso de tenerlos y del aparato endocrino. El deutrocerebro se encarga de las funciones sensoriales de las antenas y en algunos casos también se presentan células especializadas en el gusto o incluso en el olfato. Y el tritocerebro se encarga de las funciones sensoriales de las piezas bucales y de los apéndices articulados.

Aparato digestivo

El aparato digestivo de los miriápodos es simple y completo. Está formado por una boca, la faringe, un esófago, la molleja, el buche, el intestino delgado, el intestino grueso y un proctodeo que a su vez está formado por unos tubos de Malpigio.

El sistema digestivo del subfilo myriapoda comienza en la boca y con la ayuda de las piezas bucales tritura la comida para enviarla al buche a través de un esófago; en el buche segregan enzimas digestivas para disolver la comida antes de enviarla al intestino medio. La molleja en este caso sirve para almacenar alimentos antes de enviarlos al intestino. El intestino medio está formado por el intestino delgado y grueso que es dónde se produce la absorción de alimentos. Por último, los deshechos son enviados al exterior mediante el ano.

En la boca poseen dos pares de glándulas salivales con las que lubrican el bolo digestivo.

Aparato circulatorio

El aparato circulatorio de los miriápodos es abierto, presenta un corazón tubular y está formado por un par de ostiolos y arterias por cada segmento. Estos animales presentan pocos vasos sanguíneos.

El corazón es el encargado de bombear el líquido denominado hemolinfa a todas las partes del cuerpo, a través de la aorta y de las venas en las que se ramifica. Este corazón se localiza en el tronco y generalmente se encuentra dentro de la cavidad pericárdica. La aorta que se origina se denomina aorta cefálica debido a que su dirección es hacia la cabeza.

Aparato respiratorio

El aparato respiratorio de los miriápodos se produce a partir de una tráquea, pero con una particularidad, estas tráqueas están dispuestas a lo largo del animal y terminan en ramificaciones localizadas en las zonas de las patas. Las ramificaciones de las tráqueas se denominan traqueolas y se realiza el intercambio de gases en las paredes de las mismas.

El aire del exterior entra por estos conductos que comunican y oxigenan después a todos los órganos de su cuerpo. El orificio por dónde entra el oxígeno se denomina espiráculo.

Clasificación de los miriápodos y ejemplos

En esta lista exponemos la clasificación inferior de los miriápodos, conocidos como el subfilo myriapoda y todos los ejemplos de las especies. Pinchar en la foto para más información.

Dentro de este subfilo se encuentran cuatro clases diferentes:

Reproducción de los miriápodos

La reproducción de los miriápodos es sexual, en una misma especie se encuentran los dos sexos, masculino y femenino, por lo que también son dioicos.

Estos animales no producen una cópula en el sentido estricto del término; el macho genera un espermatóforo o, lo que es lo mismo, un paquete de esperma que luego tiene que recoger la hembra. La hembra, después, auntofecunda los huevos para que más tarde eclosionen las crías en forma de larva.

Son ovíparos y con fecundación interna. Además, estos son animales muy protectores, cuando llega el momento de la puesta, la hembra cava un agujero en la tierra y una vez puesto los huevos, ella los defiende rodeándolos dentro de su cuerpo para protegerlos.

El desarrollo de estos individuos es directo ya que cuando nacen las crías éstas poseen casi las mismas características que los adultos. Las crías en el momento de nacer presentan menos segmentos que los adultos y sufrirán una serie de mudas en las que progresivamente se le irán sumando de las que le falten.

Alimentación de los miriápodos

La alimentación de los miriápodos es mayormente carnívora debido a que las muchas especies que engloba son saprófagos. Existen algunas especies totalmente depredadoras y otras herbívoras.

En el caso de las escolopendras son animales completamente carnívoros y depredadores, ya que pueden llegar a cazar hasta pequeños reptiles. Poseen una mandíbula dispuesta de unas glándulas venenosas que inyectan a la presa cuando ésta es mordida. En el caso de estos animales sí se puede considerar que son de los pocos miriápodos venenosos que afecta al ser humano.

Algunas especies de milpies son totalmente herbívoros, alimentándose únicamente de materia vegetal.

Hábitat de los miriápodos

El hábitat de los miriápodos es muy diverso, generalmente les gustan zonas de humedad y en climas tropicales es dónde más especies se agrupan. Por lo general, se pueden encontrar especies repartidas por todo el mundo a excepción de los polos. Además, en lo climas y regiones en los que más diversidad de especies hay, es en los climas tropicales y subtropicales, debido al índice de humedad y a la cantidad de alimento.

Son animales terrestres por lo que no se encuentran en ninguno de los hábitats del medio acuático, por tanto no existen miriápodos acuáticos pero, aun así es normal verlos en las orillas de ríos o cerca de lagos o pantanos, incluso cerca de las costas marinas. Los animales del subfilo myriapoda pueden encontrarse por el día debajo de piedras o troncos en descomposición debido a que son animales que generalmente están más activos por la noche.

ORIGEN DE LOS MIRIÁPODOS

Se piensa que el origen de los miriápodos se originó hace 310 millones de años en la etapa del Carbonífero superior y la etapa del Pérmico. Estos animales en esa época se estima que llegaban a alcanzar longitudes de hasta 1 metro.